¿Hay diferencia entre obligar a un niño a tomar clases de piano y obligarlo a aprender computación? scratches

¿Hay diferencia entre obligar a un niño a tomar clases de piano y obligarlo a aprender computación?

Un hecho que sorprendería a muchas familias: no hay diferencia cuando se trata de obligar a un niño a aprender una nueva disciplina, ya sea arte, música o computación.

Existe una confusión generalizada sobre lo que son los medios y los contenidos, como si se tratara de lo mismo.

Tomemos como nuestro “medio” a un piano, y a su “contenido” la música.

Los artistas saben que la música no existe en el piano, sino que comienza en el interior de las personas, como un deseo de expresar emociones.

El piano no es más que un amplificador para sentimientos que ya existen y permanecen allí, a la espera de ser representados.

Cuando a los niños se los fuerza a aprender piano, sin antes existir este impulso, dejan de lado la música. Esta tendencia no es saludable ni efectiva para el aprendizaje profundo.

La computadora es precisamente un grandioso piano, que permite crear infinitas representaciones subjetivas de lo que los niños aprenden, observan, piensan y sienten.

Es un gran vehículo para materializar conocimientos matemáticos, científicos, literarios, artísticos y más.

Es por esto que, desde nuestro espacio, fomentamos el aprendizaje por placer, donde los niños lleguen a las clases con el impulso de crear y nosotros seamos simplemente proveedores de herramientas para que ellos puedan expresarse y hacer su propia representación del mundo.

“El estudiante forzado a aprender un lenguaje de computación con la esperanza de que luego sabrá aplicar este aprendizaje a la ciencia o al arte acabará sin poder hacerlo, como el estudiante forzado que abandona el piano sin nunca llegar a músico”.

Fuente: “Videojuegos: un nuevo sistema educativo emergente”, investigado por Dra. Lidia Barboza Norbis y Mag. Jorge Rivas Díaz, Facultad de Humanidades y Educación, Universidad de Montevideo, Uruguay, 2017.